Luca Benites (Brasília, 1981) es artista, arquitecto. Empezó a pintar en 1998. En aquella época tomaba clases de pintura con el reconocido pintor uruguayo Ignacio Iturria. En el 2002 empieza a producir sus piezas con cemento en pequeño formato. En el año 2005 había sido ganador de un concurso junto a un equipo de arquitectos para una escultura monumental en la plaza del Ayuntamiento de Montevideo, Uruguay. En paralelo, tuvo el apoyo constante del artista uruguayo Pablo Atchugarry en algunos proyectos, y así, ha empezado a instalar sus esculturas en cemento primeramente en el Parque de Esculturas de su Fundación en Punta del Este y posteriormente en el Parque de Esculturas en Pueblo Garzón.

Desde el año 2001 llevó adelante su proyecto de estudio de arquitectura en Uruguay hasta mediados del 2008, en paralelo a sus proyectos de exposiciones y producción artística. En el año 2010 decide mudarse a Europa para seguir su carrera como artista. Fue docente titular de Proyecto en la Facultad de Arquitectura – Universidad ORT durante 4 años y participó como jurado en concursos internos en la Universidad. Formuló propuestas para workshops con reconocidos arquitectos internacionales y participó en Bienales de arquitectura. Ganó diversos concursos de arquitectura como estudiante y como arquitecto.

Durante casi 18 años su producción artística se centró en cuestionar y reflexionar sobre temas urbanísticos y de crecimiento de las ciudades. En el año 2016 da un giro radical en su carrera, decide quemar la totalidad de su acervo artístico para tener la posibilidad de emprender un nuevo camino y depurar así un enfoque de todos aquellos años acumulados de trabajo.En la pequeña localidad deEbnit, Austria se filma su documental. Quema casi 300 obras, todo su acervo personal hasta entonces des localizado en diferentes galerías, depósitos y fundaciones por el mundo. Con las cenizas de todas estas pinturas, fotografías, dibujos y pequeñas esculturas decide crear su etapa de transición llamada “FOGO”. Durante los años de 2017 y 2018 produce relojes de arena con la ceniza para cuestionar el uso de nuestro tiempo y el valor que le damos a nuestro día a día.

Ha participado en exposiciones individuales y colectivas en Miami, Shanghai, Copenhague, Busan, Madrid, Barcelona, Bilbao, Santander, Girona, Lisboa, Sao Paulo, Porto Alegre, Buenos Aires, Montevideo, Punta del Este, Pueblo Garzón, Lima, entre otras ciudades. Su obra pertenece al Museo de Arte Contemporáneo de Niterói (MAC – Niterói, Brasil).   Vive y trabaja entre Europa, Estados Unidos y América Latina.