Nacido en Sevilla en 1934, Luis Gordillo se ha convertido en el artista referente de la creación pictórica española de las últimas décadas, marcando un estilo propio que, de un modo u otro, ha influido en el trabajo de muchos de los artistas pertenecientes a generaciones posteriores.

Tras pasar por la Facultad de Derecho, comenzó su formación artística en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla. Durante el desarrollo de su carrera, va asimilando de un modo personal los nuevos lenguajes creativos de las últimas cinco décadas. Así, en 1958, tras vivir en París varios años, entra en contacto con el informalismo. Con posterioridad conoce el Pop Art, el cual le ofrece nuevos e importantes medios plásticos de expresión. A la configuración de una estética propia le acompaña, de manera paralela, su interés por plantear nuevos discursos desde el conocimiento e interés por el psicoanálisis, el cine y la música.

Su trayectoria, siempre marcada por la experimentación continua así como por el cambio de registros en su producción, ha sido enmarcada dentro de la abstracción, una definición que encorseta un trabajo que va más allá, en un afán de descubrimiento de nuevos horizontes plásticos. El uso de diferentes medios le ha llevado a desarrollar un universo paralelo donde, superando la abstracción, conviven en el mismo plano referencias a la realidad, o a partes de la misma, con un lenguaje propio, rico y completo, donde plasma sus obsesiones e incertidumbres repetidamente, a modo de cartografía mental.

Muestra de la importancia de su trabajo son los premios recibidos a lo largo de todos los años de trayectoria profesional. Entre estos múltiples premios cabe destacar por su notoriedad y transcendencia el Premio Nacional de Artes Plásticas (1981) y el reciente Premio Velázquez a las Artes Plásticas (2007). Remarcable también su nombramiento como Doctor Honoris Causa por la Facultad de Bellas Artes de Cuenca (2008), la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid (2004), el Premio Aragón-Goya de Pintura (2003), el Premi Ciutat de Barcelona d’Arts Plastiques (2000), el Premio Tomás Francisco Prieto de la Casa de la Moneda (1999), la Medalla del Honor al Mérito en las Bellas Artes (1996), el Premio CEOE a las Artes Plásticas (1992), el Premio Andalucía de las Artes Plásticas (1991). Asimismo ha sido distinguido con la orden de Caballero de las Artes Plásticas e de las Letras por el ministerio de Cultura francés (2007).

Su trabajo se ha mostrado internacionalmente de forma individual tanto en Museos y Centros como en galerías de arte contemporáneo de España, Alemania, México, Francia, Brasil y Estados Unidos. Entre sus innumerables muestras, cabe destacar “Iceberg Tropical” en el MNCARS (Madrid, España) y en el Kunst Museum (Bonn, Alemania), la mayor retrospectiva realizada hasta el momento de su obra junto con una magnífica publicación que hace un recorrido analizado personalmente por el propio artista.

Sus obras se encuentran en importantes colecciones públicas: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid, España), Museo de Bellas Artes de Bilbao, IVAM (Valencia, España), Fundación La Caixa (Barcelona, España), Patio Herreriano (Valladolid, España), Fundación Juan March (Madrid, España), Fundación AENA, CAAC (Sevilla, España), Caja Madrid (Madrid, España), Caja Sol (Sevilla, España), ICO (Madrid), Museum Folkwang (Essen, Alemania), entre otros.